Liderazgo, Dirección, Talento e Innovación

La tecnología abunda y está a disposición general, las disfunciones aparecen sobre todo al cruzar las cualidades humanas con los lugares que ocupan en la organización. Dejando a un lado el dinero, las personas constituyen el elemento más importante en una empresa, aunque paradójicamente con frecuencia se tratan con torpeza.

El liderazgo en la dirección es el otro elemento más crítico. La excelencia en este nivel no abunda, aunque impacta directamente en el aprovechamiento del talento, la capacidad de innovación y en todas las demás dimensiones de la organización.

En el modelo de la figura aparecen elementos humanos, tecnológicos y operativos, materiales e intangibles, presentes en cualquier empresa de nuestros días. Las personas y el trabajo están presentes implícitamente en varios de ellos.

Modelo de interrelación entre Liderazgo, Talento e Innovación
Podríamos jugar a suponer que alguno de estos elementos es nulo: no hay liderazgo, o no hay talento, o no hay dirección, o no hay capital, o no hay innovación, o varias de estas cosas al mismo tiempo. De la importancia del capital no hace falta hablar, se manifiesta en todas las interacciones de una empresa y de hecho condiciona su pervivencia o desaparición. Los escenarios son múltiples y todos ellos interesantes, pero su análisis se deja como ejercicio para el lector.

Junto al capital, hay otros factores verticales capaces de impregnar una organización de la cabeza a los pies: el liderazgo, la cultura y la innovación.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*